Somos unos cuantos los que tenemos la suerte de poder llevar andando a nuestros hijos al colegio. No le sucede a todos lo mismo.

Las dificultades circulatorias de la zona aumentan en las horas punta de entrada y salida de los colegios. Ya conocemos que las calles circundantes al nuestro son de un solo carril y los estacionamientos regulados. Aun así, algunos utilizamos los coches como medio de transporte más rápido, para ir al colegio y dejar a nuestros hijos de camino que nos desplazamos al trabajo. Entendemos que se han valorado todas las alternativas, incluyendo ruta y transporte público, cuando recurrimos a este medio. 

Después del rato de atasco, llegamos al colegio y realizamos la parada, como decíamos antes, en una calle de un solo carril; algunos en el chaflán, otros en el portón grande. Cada parada, en algunos casos incluye, además de la bajada de los alumnos, la apertura de maletero para sacar mochilas, el beso de rigor y alguna espera a que el niño entre por el chaflán o al portón… generando un retraso en la circulación de la calle que llega hasta Doctor Esquerdo incluso O’Donnell. 

A la hora de recogerlos sucede lo mismo, coches aparcados en los vados, en zonas de minusválidos y en la zona de los autocares que recogen a los niños de ruta. En algunos casos comparten este espacio frente al portón negro causando peligro cuando se ponen en marcha los vehículos a la vez que se están desplazando los alumnos de ruta hacia los autobuses. Hay una señalización de prohibido estacionar, claramente indicado en horario de mañana y en horario de tarde, que pedimos, por favor, se respete, es por el bien de nuestros hijos.

Otras veces hay quienes aparcan directamente encima de la acera del portón negro, no dejando en la acera el espacio suficiente para el paso de los alumnos: de un carrito de bebe o mochilas. Esto hace que en más de una ocasión, padres y alumnos deban bajar a la carretera para sortear el vehículo, con el peligro que esto conlleva. Ya sea a las 4.30 o a las 8.55 cuando entran y salen todos los niños del colegio.

También ocurre en el chaflán, esto ocurre por las mañanas, donde giran el coche por la Calle Elvira y dejándolo en mitad del paso de cebra, dificultando y poniendo en peligro a los que quieren cruzar andando. Estaría bien recordar que por el chaflán entran niños de la mayor parte de los cursos de infantil hasta segundo de Primaria. En algunas ocasiones los padres esperan a que entren los niños por la puerta del chaflán, después de haber sacado al niño de la silla del coche, la mochila y el besito de despedida.

En estos periodos de tiempo, cortos es verdad, estás impidiendo que el resto de alumnos del colegio accedan con seguridad al colegio. Recordaremos que nuestro colegio tiene más de 1300 alumnos, y son muchos los que entran a la misma hora y estaría bien reflexionar sobre alternativas y posibilidades para conseguir que exista una convivencia real y lo más importante, vigilar la seguridad en las entradas y salidas del colegio de todos los alumnos, no solo del tuyo.

Desde la Ampa apelamos a vuestra comprensión, ayuda e implicación, también con el medio ambiente: Seguro que conoces o puedes preguntar entre los compañeros de tus hijos los que vivan en la zona y acordar entre los padres llevarlos juntos al centro. De esta manera se podría reducir la presencia de coches en las puertas del colegio ayudando a mejorar la circulación, la calidad ambiental del barrio y ahorrar tiempo en desplazamientos.

Apelamos también al efecto ejemplo en la educación de nuestros hijos. Si nos saltamos las normas porque no nos vienen bien, no es posible que luego ellos las apliquen en cuando a nosotros si nos interesa.

El parar en la puerta del colegio sin pensar en los que vienen detrás, aparcar el coche en la zona reservada a los autobuses o minusválidos, aparcar o parar «un segundo» en la acera de la puerta del colegio, el parar en cualquiera de los tres pasos de cebra que rodean al colegio… todo esto en horario de máxima afluencia de alumnos no son más que faltas de respeto a las normas y al resto de alumnos del colegio, como decíamos antes, son más de 1300, lo que redundará en un «no pasa nada» si te saltas las normas.

Somos conscientes de que esto es muy complicado y que necesitamos alternativas reales para poder gestionar los desplazamientos al colegio en coche pero la realidad es que hay que seguir las normas de circulación y hay que evitar poner en peligro y no dificultar la entrada y salida de los todos los alumnos del colegio.

Agradecemos de antemano vuestro interés y esfuerzo por el bien de nuestros hijos.

¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *