Si, si… ha llegado el momento… hace nada estabas haciéndote el test, o tenías una tripita tremenda…y ya estamos en el punto de ¿y a qué colegio le llevo?

Empezaré diciendo que soy mamá de una peque de primero de infantil, y hace un año empecé ese recorrido que en mi caso fue largo, porque recorrí UNOS CUANTOS… y cuando digo unos cuantos, es que fui a públicos, privados y concertados. Al menos que la decisión tomada fuese “la menos mala” así pensaba yo…o “al menos que no sea por verlos”.

El último que vimos fue precisamente la Sagrada Familia de Jorge Juan, sinceramente no es el que mejor nos pilla de casa, pero casualmente fue del que salimos “diferente” de la visita guiada.

Fue una visita guiada programada y con pocas parejas, con lo que la atención fue cercana, concisa y clara. Y pudimos conocer los puntos fuertes del colegio, y por qué no, también los más débiles.

Os invito a venir a la jornada de puertas abiertas y comprobarlo por vosotros mismos.

Nosotros queríamos un colegio concertado, religioso y no bilingüe… así que algo teníamos claro. Y la Sagrada Familia de Jorge Juan lo cumple. Es cierto que en infantil se cumple el programa BEDA KIDS bilingüe, y por la tarde se da y hace todo en inglés, pero en cursos posteriores, las temidas asignaturas de mates y ciencias se dan en castellano, lo cual no impide tener un número adecuado  de horas en inglés, complementadas además con el apoyo de auxiliares nativ@s.

El hecho de que los peques lleven uniforme en nuestro caso añadía puntos, porque supone comodidad en el día a día, e igualdad entre el alumnado.

Las comidas se realizan en el propio colegio y se trabaja a diario en la mejora de los hábitos alimenticios saludables así como del ejercicio.

Buscábamos un colegio cercano y con valores, donde los niños estén felices y por ahora estamos muy contentos. A nuestra peque le costaba mucho que la dejásemos en la guardería, y temíamos que en el colegio la cosa fuese a peor. Pero en menos de un mes, quería ser la primera en llegar y ver a sus amiguit@s del cole. Así que para nosotros ese es el mayor de los logros.

En infantil siguen realizando la ASAMBLEA diaria que a los peques les encanta, y se respeta el horario del rezo, con esto último puedes lidiar más o menos, recordemos  que es un colegio religioso, pero se respeta el horario y se inculca la importancia de la puntualidad y el respeto.

Los alumnos adoptan diferentes roles durante el curso, así que están encantados, ejerciendo de ASSISTANT, CLEANER…también realizan proyectos en los que colabora a familia, y es un colegio solidario y se transmite como valor añadido.

Existe la posibilidad de DÍAS SIN COLE…SI SI, esos días en los que trabajas y no sabes a quien recurrir…pues ellos se quedan en su entorno bien cuidados, y tu tranquil@ porque se lo pasan bien y disfrutan.

En primer año de infantil se siguen echando siesta, y el abanico de extraescolares también es amplio, teniendo en cuenta que muchas se realizan en horario de cole (al mediodía), por lo que cuando salen ya lo llevan todo hecho como quien dice.

Practican mucho la interioridad y están muy comprometidos con el BULLYING. Además cuenta con la ayuda del AMPA al que se ofrece la posibilidad de pertenecer y apoyar.

Como puntos débiles, hablaría de las instalaciones, algo que es muy obvio sobre todo por la antigüedad del colegio (aunque somos conscientes del esfuerzo que se está realizando con obras continuas para mejorarlo), y el hecho de no tener enfermería propia, cosa que a los padres nos daría mucha tranquilidad y un abanico amplio de posibilidades a nivel de educación para la salud. Los papis estamos haciendo hincapié para su implantación aunque probablemente en un futuro no muy lejano sea obligatorio.

En general, yo lo que puedo decir es que estoy muy contenta de que mi peque vaya feliz que al final es lo que queremos todos, de que se haya adaptado bien y de que veamos que aprende cada día con ilusión.

Infantil quizá sea la etapa más feliz en la vida de los niños.

Os animo a conocer el colegio y mucho ánimo… vuestra decisión siempre será la correcta.

Un saludo.

Virginia A.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *