El pasado jueves 19 de octubre se celebró en nuestro Colegio el día internacional del Cáncer de mama. 

Link Facebook: https://www.facebook.com/178717312250892/posts/3179956742126919/?d=n

Debido a la situación actual no se pudo hacer un evento global en el colegio pero a través de las distintas actividades realizadas: llevar prendas de color rosa, pinturas de manos, charlas.. nuestros hijos pudieron conocer un poco más esta dolencia.

El cáncer de mama es, con gran diferencia, el cáncer más común en las mujeres en el mundo. Actualmente no existe suficiente conocimiento sobre las causas del cáncer de mama, y por tanto, la detección temprana de la enfermedad sigue siendo la mejor manera de detenerlo y controlarlo. Cada vez que un cáncer de mama de detecta pronto, y teniendo un adecuado diagnóstico y tratamiento disponible, hay muchas probabilidades de curación.

La detección temprana y la investigación son claves para asegurar la supervivencia a este tumor, el cual tiene una tasa de supervivencia mucho mejor que otros cánceres: 90%. Esta es la razón por la que la AECC recomienda que a partir de los 40 años las mujeres se realicen una mamografía cada uno o dos años (y después de los 50 una al año).

Adicionalmente, los especialistas recomiendan que todas las mujeres de más de 20 años se hagan autoexploraciones de sus senos. Para mujeres de más de 25 años, un doctor debería hacer un examen de mama y con una mamografía a partir de los 40 años. Cualquier cambio significativo en la mama es suficiente causa para una consulta inmediata con un médico cualificado que utilizará las técnicas de diagnóstico específicas para determinar si puede ser un cáncer de mama.

Estos pasos son esenciales para la detección temprana y correcto tratamiento de la enfermedad. Los avances en los tratamientos han conseguido aumentar las tasas de supervivencia desde un 70% en los años 70% a un 90% actualmente. La investigación es por tanto un factor crucial para incrementar gradualmente el número de pacientes que sobreviven a la enfermedad. Es por ello y más en estos momentos donde se están disminuyendo las visitas diagnósticas a los centros sanitarios y especialistas donde se debe incidir más en la concienciación en la detección temprana.

A continuación adjuntamos las recomendaciones para hacer un correcta exploración de las mamas publicada por la Asociación Española de cirujanos de la mama AECIMA:

https://www.aecima.com/es/8533/cuatro-pasos-la-autoexploracion-las-mamas/

Pasos para una buena autoexploración.
Se recomienda realizar la autoexploración mamaria después de la menstruación. De esta manera es más fácil detectar cualquier anomalía porque desaparece la tensión mamaria tras la regla. Aquí van los pasos:
1.- Colocarse delante del espejo y mirar buscando que las dos mamas tengan simetría, que no existan alteraciones en la forma del complejo areola- pezón, y las mamas tengan un tamaño, forma y color normales. (No toda la retracción del pezón es patológica. Ni indica un posible cáncer de mama. Hay mujeres que tienen los pezones invertidos desde el nacimiento).
“Hay que aprovechar los momentos en la ducha, frente al espejo, cuando nos echamos crema. Hay que comprobar que no aparecen lesiones o rojeces extrañas en la piel y cuándo aparecen bultos. Eso sí, siempre ante la duda se debe acudir al especialista. Frente al espejo, te pones las manos en posición de jarra y ves si pasa algo diferente”, indica los expertos
2.- Con la mano contralateral explorar la mama. La dividimos en cinco cuadrantes: los cuatro que marca una cruz y el quinto es el complejo areola – pezón. Exploramos cuadrante por cuadrante y finalmente exprimimos el pecho desde el interior hacia el pezón para observar la posible salida de algún tipo de líquido.
3.- Levantar los brazos y fijarse si se ven las mismas alteraciones. “Se elevan las manos sobre la cabeza. Entonces, las mamas cambian y pueden aparecer por ejemplo depresiones que no habíamos visto”, especifican los expertos.

4.- También aconseja realizarlo tumbada en la cama, y con una mano detrás de la nuca. Mientras, con la otra se explora la mama, primero de forma suave, y después ejerciendo más presión porque se intenta buscar algún bultito. Hay que procurar utilizar un tacto firme y pausado con las yemas de los dedos, manteniendo los dedos rectos y juntos. El movimiento debe ser circular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *